viernes, 19 de febrero de 2010

¿Qué significa ser Maestro de Reiki?


Cuando hablamos de un Maestro de Reiki nos referimos a una persona que recibió, de manos de otro Maestro, la capacidad de Iniciar y formar reikistas, es decir, alguien que está capacitado y habilitado para enseñar Reiki.

En este sentido, un Maestro de Reiki no es una persona que logró tan elevado nivel espiritual que se hizo merecedor del título (como podría ser el término "sensei" en Japón, que es una calificación que se gana), sino que se refiere a la docencia y enseñanza del método.

Como Maestros de Reiki formamos parte de una comunidad junto a todos los otros Maestros del mundo y a la vez estamos unidos con el pasado y la tradición a través del linaje. El linaje es la serie de Iniciaciones que nos une con Mikao Usui, el creador del Sistema. En otras palabras, los niveles de mi linaje (en forma ascendente) lo conforman mi Maestro, el Maestro de mi Maestro, y así sucesivamente hasta llegar al escalón más alto que es Usui.

Mi linaje es el siguiente:

   * Mikao Usui (Japón)
   * Chujiro Hayashi (Japón)
   * Hawayo Takata (Japón)
   * Phillys Furumoto (Estados Unidos)
   * Carol Farmer (Estados Unidos)
   * Leah Smith (Estados Unidos)
   * William Lee Rand (Estados Unidos)
   * Claudio Márquez (Argentina)
   * Sebastián González Dogliotti (Argentina)

Esta pertenencia a su vez nos compromete a resguardar el Sistema y a transmitirlo respetando lo que nos fue enseñado, siempre a través de la claridad y la verdad. Uno de estos compromisos es, por juramento, no utilizar la enseñanza del Reiki como bien de intercambio. A su vez, también tenemos obligaciones para con nuestros alumnos. La principal es ser generosos con nuestro conocimiento, ya que retener información no es ético y perjudica de forma notable al Sistema con el correr de las distintas generaciones de Maestros.

Para cumplir su tarea, el Maestro de Reiki tiene a su disposición las Iniciaciones. Una Iniciación es el punto de partida a través del cual el Maestro (de la disciplina que sea, no solamente de Reiki) le indica el "camino" al alumno para que por su propia cuenta lo recorra y viva las experiencias que están esperando por él. En el Reiki, este camino es la cualidad de ser canal de Energía Universal para toda la vida.

A través de la aplicación de esta nueva capacidad sobre nosotros mismos se producirán cambios en nuestras vidas que serán únicos para cada reikista y en esto precisamente consiste el recorrido personal. Un Maestro podrá contar sus vivencias personales y transmitir consejos fruto de su práctica individual pero lo más importante es experimentar por nuestros propios medios los conocimientos recibidos, proceso que todo Maestro de Reiki debe incentivar en sus alumnos.

Imagen: Reginald Pentinio

sábado, 13 de febrero de 2010

Caso Cabezas: la radiestesia colaboró con la investigación

Mirando páginas por internet, una búsqueda me llevó a la otra y terminé en encontrando un artículo que acerca de cómo el ingeniero agrónomo Néstor Vinelli (ex rector y profesor de la Universidad de Lomas de Zamora) utilizó la radiestesia (o rabdomancia) para encontrar la cámara del fotógrafo José Luis Cabezas, asesinado en Pinamar el 25 de enero de 1997.

Confieso que me acabo de enterar de esta noticia minutos antes de escribir este artículo, pero me pareció tan importante para el reconocimiento social de estas prácticas paracientíficas que me decidí a escribir sobre esto.

La radiestesia es una antigua práctica que consiste en la utilización, generalmente, de varillas de metal en forma de "L" para la detección de agua, personas, objetos, etc. Miles de años atrás el instrumento por excelencia era las horquetas en forma de "Y". Otro método muy utilizado es el del péndulo, instrumento que requiere mucha más destreza y sensibilidad.

El principio de la radiestesia es que todo vibra en este sentido, nuestro cuerpo actúa como receptor de esas vibraciones. En el caso que nos ocupa, el radiestesista Nértor Vinelli se valió de una cámara Nikon F4, exactamente igual a la que llevaba José Luis Cabezas el día de su muerte. El radiestesista necesita conectarse con la vibración del elemento, tocarlo y que el instrumento de radiestesia que se va a utilizar esté también en contacto con él.

Una vez superada esta etapa de conexión previa comienza la búsqueda propiamente dicha. En este momento el radiestesista pone toda su intención en conectarse con el objeto buscado y utiliza las varillas como amplificador de las señales que va recibiendo. Por trazar una analogía con las ondas de radio, la persona actúa de antena y la varilla oficia de parlantes.

La práctica radiestésica puede ser mentalmente muy estresante en sí misma y también por los factores que motivan su práctica, por ejemplo encontrar una persona desaparecida. En estos casos, la ansiedad y la tensión pueden ser tan grandes que algunos radiestesistas luego de un tiempo no realizan más este tipo de búsquedas.

Otro aspecto que me pareció sumamente interesante para la publicación de este artículo es que el radiestesista del caso Cabezas fue un ingeniero. Esto demuestra que es posible que una persona "de ciencias" a su vez confíe en estos métodos tradicionales basados en principios energéticos tan avanzados que aún hoy son resistidos por gran parte de la sociedad.

Este es el fragmento de una nota aparecida en el diario La Nación Online el 18 de mayo de 1997 que trata el rol de la radiestesia en el caso Cabezas:

UN ESPECIALISTA EN RADIESTESIA SEÑALÓ DÓNDE ESTABA LA CÁMARA

Varilla: con este simple elemento, el ingeniero agrónomo Néstor Vinelli guió a los investigadores del caso Cabezas hasta el arroyo donde estaba su máquina.

El hallazgo de la cámara fotográfica de José Luis Cabezas, que se convirtió anteayer en uno de los hitos de la investigación por el asesinato del reportero gráfico, se concretó gracias a la combinación de la radiestesia y de Néstor Vinelli.

La radiestesia es un arte históricamente utilizado para la búsqueda de agua, que requiere de una varilla de madera o de metal en forma de V y de una persona sensible que sepa interpretar sus vibraciones.

Vinelli fue quien jugó el rol del sujeto sensibilizado para la búsqueda de la herramienta de trabajo de Cabezas. Este ingeniero agrónomo de 83 años -ex rector y profesor de la Universidad de Lomas de Zamora- no dudó en aceptar el curioso pedido de un viejo amigo, Bartolomé Llobet, actual director de Defensa Civil de la provincia de Buenos Aires.

"Con Llobet trabajamos juntos en el diseño de la reserva ecológica de Lomas de Zamora. Ahora se desempeña para la Secretaría de Seguridad de Carlos Brown. El me propuso que aplicara la radiestesia en el caso Cabezas y no pude negarme", relató acerca de cómo se conectó con los hombres de Víctor Fogelman.

"Me sentí feliz"

Sobre el exitoso resultado de la tarea de exploración para dar con la cámara del fotógrafo, iniciada el miércoles y culminada 48 horas más tarde, expresó: "Cuando vi a los padres del muchacho llorando porque reconocían la pieza con la que había trabajado el hijo y la identificaban con su recuerdo, me sentí feliz de haber colaborado en esclarecer un hecho tan importante".

El ingeniero Vinelli comenzó a dedicarse a la radiestesia hace 40 años y fue perfeccionando la técnica por razones profesionales. "Aprendí el método cuando era estudiante, en mis clases de Hidráulica Agrícola. Como asesor de dueños de campos, me especialicé en la búsqueda de agua que sirviera para el riego. Y logré un gran conocimiento de este arte vinculado a la ciencia, con fundamentos muy difíciles de explicar".

Para la búsqueda de la Nikon F4 del fotógrafo de Noticias, el actual director de la Escuela Municipal de Arboricultura, Jardinería y Ecología Aplicada de Lomas de Zamora, empleó el mismo elemento que enseña a manejar a sus alumnos.

Detalles de la búsqueda

"Una varilla de alambre acerado, un poco oxidado, en forma de V. Después de sensibilizarme con el objeto que necesito hallar, la tomo por los extremos y emprendo la tarea", señaló Vinelli.

El miércoles se subió al auto de los investigadores del homicidio del reportero gráfico y, varilla en mano, recorrió los más de 60 kilómetros de la ruta 11 que se extienden desde la cava de General Madariaga donde fueron encontrados el auto y el cuerpo calcinados de Cabezas hasta el canal 1, en General Conesa.

"El primer día, realicé en el camino unas diez marcas provisionales de sitios donde podía estar o haber estado la cámara", describió.

Pero destacó que fue indispensable sensibilizarse con una máquina fotográfica similar a la de Cabezas para confirmar el lugar exacto de su paradero. "Después de que el jueves tomé contacto con ese modelo de cámara, no tuve dudas cuando la varilla vibró sobre el agua del canal 1: allí estaba, o había estado y había sido arrastrada por la corriente, la máquina que buscaba", sentenció.

La labor de los buzos tácticos al día siguiente confirmó la primera posibilidad: la cámara que el fotógrafo de Noticias llevaba con él la noche en que fue asesinado fue rescatada del arroyo.

"También señalé otros puntos en los que puede haber más objetos pertenecientes a Cabezas, como una billetera. Aunque ya pasaron tres meses y en esos pastizales se efectuaron rastrillajes y cortes de vegetación, espero que las inspecciones resulten positivas. Mi trabajo ya concluyó", comentó el experto en radiestesia.
El artículo completo:

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=69118

Imagen: dragonfy1

martes, 9 de febrero de 2010

Reiki en el deporte

La alta competencia, sumada al elevado nivel de estrés y a conflictos personales de los deportistas (como cualquier otro ser humano), llevan a lesiones de distinta gravedad que pueden entorpecer e incluso poner en peligro la carrera profesional.

Dentro de toda la gama de recursos terapéuticos de los que se disponen hoy día, Reiki es un gran complemento a los tratamientos convencionales, contribuyendo desde el punto de vista energético a una más rápida recuperación.

La vida útil del deportista parece haberse alargado últimamente debido a varios factores, entre ellos las mejoras tecnológicas aplicadas a la medicina, la nutrición, un entrenamiento físico mejor planificado que le aporta mayor vida útil al cuerpo y más recientemente la incorporación de la psicología al deporte.

En este sentido, Reiki tiene mucho por aportar a la carrera de un deportista. No se trata de aplicar Reiki solamente cuando los tratamientos convencionales alcanzan sus limitaciones, sino más bien acompañar todo el proceso para que estos también alcancen su máxima efectividad; eventualmente podría lograrse resultados tan importantes como lograr volver a competir antes de lo previsto estadísticamente o evitar un retiro prematuro de la actividad deportiva.

Las sesiones de Reiki no interfieren con ningún tratamiento médico ni de rehabilitación física, sino que aportan relajación muscular y aceleran los tiempos de cicatrizado y de soldadura de huesos, entre otros posibles beneficios físicos.

Imagen: VozdoSeven3