viernes, 23 de julio de 2010

Experiencias con la técnica Byôsen Reikan Hô


Recientemente, durante las prácticas de psicocirugía y escaneo de la energía corporal (Byôsen...) tanto los alumnos como yo percibimos sensaciones muy particulares en el campo energético del paciente voluntario.

La técnica de escaneo de la energía puede aplicarse antes de un tratamiento para tratar de percibir en dónde se necesita transmitir energía específicamente y también se puede usar como parte de otra técnica, en este caso la psicocirugía.

Tanto en la práctica de Primer Nivel como en la de Entrenamiento Avanzado la energía del paciente se manifestaba en ciertas partes del cuerpo con una densidad verdaderamente palpable. Por trazar alguna comparación, en nuestras manos la energía se sintió como si hubiésemos estado tocando una espuma muy suave sobre el cuerpo de la otra persona.

A su vez, las zonas energéticamente más "densas" iban cambiando, pasando de los muslos al abdomen, luego a la garganta, para volver a manifestarse en las pantorrillas, etc. Lo más llamativo es que el paciente por momentos sentía exactamente la zona que estábamos escaneando sin tocarlo ya sea por manifestaciones de calor o frío en el cuerpo, pequeñas vibraciones o temblores y también mediante la visualización de ciertos colores.

Si bien es una técnica bastante difícil de desarrollar y que requiere de mucha práctica, en estas dos ocasiones en particular fue sorprendentemente fácil de sentir en todos nosotros, probablemente porque las capacidades  energéticas individuales estaban potenciadas al ser varios los terapeutas interviniendo en el ejercicio de forma simultánea.

Imagen: Simeon Berg